lunes, 9 de octubre de 2017

Por qué no debes consumir aceite de palma



El aceite de palma, que se obtiene de los frutos de palma africana, destaca por ser uno de los más consumidos. No solo se utiliza para condimentar, sino que también es un ingrediente utilizado para elaborar productos estéticos y alimenticios.

Aunque se lo ha considerado un buen reemplazo para las grasas hidrogenadas, las cuales son muy dañinas para el organismo, el aceite de palma tampoco es una buena opción ya que contiene una alta cantidad de grasas saturadas.

Por esta razón es muy importante leer las etiquetas de los alimentos adquiridos en el mercado, siendo que si contienen este aceite natural debe estar detallado en la misma.

Usos del aceite de palma
Este aceite natural es el más utilizado en la industria alimenticia y cosméticos, algunos productos preparados con este ingrediente son:
·         Coberturas y otros productos para untar
·         La margarina, mermelada y coberturas de chocolate contienen aceite de palma entre sus ingredientes porque la consistencia de estas grasas hacen que el untado del producto sea más sencillo.
·         Productos de pastelería y repostería
·         El aceite de palma es muy utilizado en este campo para reemplazar a las grasas hidrogenadas y la mantequilla.
·         Alimentos precocinados
·         Este tipo de productos alimenticios es muy popular en el mercado, muchos de ellos están preparados a base de aceite de palma porque es más económico que otros tipos de grasas y aceites.
·         Snacks y otros aperitivos

Por lo general, estos alimentos son fritos y en este proceso de cocción se utiliza el aceite de palma, siendo que es más económico y rinde más que otros tipos de aceite, pero es menos saludable.

La consistencia de este aceite se vuelve perfecta para la elaboración de diferentes cosméticos, cremas y maquillajes. El aceite de palma se utiliza también como un reemplazo a la cera y parafina para la fabricación de velas.

También en productos de limpieza, el aceite de palma es muy utilizado. Este es un ingrediente ya muy popular en la preparación de detergentes y jabones.

¿Por qué el aceite de palma es el más consumido?
El aceite de palma tiene diferentes características que se convierten en ventajas, al compararlo con otros tipos de aceite, para la industria cosmética y alimenticia.

Entre estas cualidades hay que destacar que se trata de un aceite económico y al que se le puede dar diferentes usos. Otras de las características relevantes del aceite de palma son:
·         Se mantiene en estado sólido a temperatura ambiente
·         Tiene una textura grasienta fácil para untar
·         Es un buen reemplazo para las grasas hidrogenadas y la mantequilla
·         El cultivo y la obtención del aceite de palma es más rentable

¿Por qué no debes consumir aceite de palma?
Aunque el aceite de palma es uno de los más utilizados para diferentes tipos de productos alimenticios, los expertos en nutrición no recomiendan su consumo porque lo consideran poco saludable.

La pregunta entonces es, ¿por qué no se debe consumir aceite de palma? La primera razón es porque este aceite es muy rico en grasas saturadas, principalmente en ácidos grasos saturados. Se ha comprobado que el consumo del mismo en cantidades altas puede afectar mucho a la salud, principalmente aumentar el colesterol malo en la sangre y desencadenar otras tantas enfermedades que afectan al sistema circulatorio y sistema cardíaco, muchas de estas hasta pueden ocasionar la muerte.

Por otra parte, para cultivar y obtener este aceite vegetal se destruyen grandes extensiones de selva virgen, por lo que no solo es dañino para la salud sino también para el planeta ya que afecta seriamente el medio ambiente.

Fuente: Qüosalud

miércoles, 4 de octubre de 2017

Un curso sin mocos, tos y fiebre



Seguir el calendario vacunal y unos buenos hábitos de vida puede evitar que los niños estén enfermos todo el año.

Tras la vuelta al colegio, los niños se ven expuestos a una serie de gérmenes, la mayoría de ellos virus, que son más prevalentes en los meses fríos. Por esta razón, no es infrecuente que los niños menores de 5 años presenten entre seis y ocho infecciones respiratorias al año, muchas de las cuales, sobre todo las que ocurren en los niños más pequeños, afectan a las vías respiratorias inferiores. La probabilidad de presentar una infección respiratoria disminuye con la edad, siendo los niños menores de un año la población de mayor riesgo.

Diferencia entre resfriado, gripe e infección bacteriana
Los síntomas que producen las infecciones víricas son muy diversos, la mayor parte de las veces son cuadros leves, aunque a veces se producen cuadros más graves que precisan ingreso hospitalario. Asimismo, un mismo virus puede producir una infección leve en un adulto y una infección grave en un niño pequeño.

Para diferenciar los distintos cuadros de infecciones respiratorias, es útil basarse en los signos y síntomas que aparecen:

·         El resfriado común se presenta de forma lenta, puede producir fiebre pero no suele ser elevada, suele acompañarse de tos y mucosidad nasal líquida (aunque es normal en el resfriado común un periodo corto de mucosidad espesa), el estado general es bueno, con apetito conservado y no suele presentar dolores de garganta, de cabeza ni musculares.

·         La gripe se presenta de forma brusca, suele producir fiebre elevada, tos y mucosidad nasal, el estado general está afectado, con pérdida de apetito y suele asociarse con dolores de garganta, de cabeza y musculares.

·         Las infecciones bacterianas, mucho menos frecuentes, suelen presentar síntomas más localizados, como dolor de garganta o de oídos, acompañados de fiebre y afectación variable del estado general.

Cuándo acudir al pediatra: signos de alarma
El manejo de estos cuadros depende de los síntomas: los cuadros leves pueden ser manejados con medidas como ingesta abundante de líquidos, lavados nasales con suero fisiológico según se precise, elevación de la cabecera de la cama o cuna y antitérmicos si existe fiebre.

Ante la menor duda o alteración del estado general se debe acudir al pediatra. Los signos de alarma que deben alertar sobre la necesidad de valoración urgente por el pediatra son:

·         Dificultad respiratoria (hundimiento de la piel alrededor o debajo de las costillas, respiración acelerada, aleteo nasal…).
·         Decaimiento.
·         Somnolencia o agitación.
·         Fiebre elevada.
·         Escasa respuesta a los antitérmicos.
·         Rechazo del alimento y líquidos.
·         Coloración azulada o palidez principalmente alrededor de la boca.

¿Cómo evitar que tengan mocos todo el año?
1.      Seguir la campaña de vacunación. Es clave la administración de las vacunas previstas en el calendario vacunal vigente en cada momento.

2.     Evitar el contacto de personas acatarradas con niños pequeños.

3.     Tomar mucha fruta y verdura, ricas en vitaminas y fibra, que les protegen de infecciones víricas y estimulan sus defensas.

4.     Lavarse las manos. Una regla válida para pequeños y mayores, ya que muchos virus se transmiten no solo a través de la vía aérea sino también a través de las manos contaminadas.

5.     Dormir. Un niño bien alimentado y descansado es más fuerte ante las infecciones de guardería. Aunque cada persona es distinta, como regla general los niños de guardería deberían dormir un mínimo de nueve horas por la noche y una siesta por el día.

6.     Hacer que se sientan queridos supone aumentar las endorfinas internas que favorecen que su sistema defensivo esté más fuerte. Los mimos, ya lo saben, lo curan casi todo.


Fuente: EFESalud